Papa Francisco llama a frenar violencia e injusticia contra migrantes


CIUDAD JUÁREZ, CHIHUAHUA, 17FEBRERO2016.- El Papa Francisco arribó  a "El Punto" en donde encabezó un evento masivo antes de dejar Ciudad Juárez e ingresó por el Estadio Olímpico Benito Juárez. Luego de acudir a una comida privada y descansar algunos minutos en el Seminario Conciliar, el Sumo Pontifice acudió a los viejos terrenos de la Feria Expo, ahora conocido como El Punto.​
FOTO: NACHO RUIZ /CUARTOSCURO.COM

Por Noemí Gutiérrez y Dalila Escobar / enviadas

 

Ciudad Juárez, Chihuahua.- Pese a los problemas que enfrenta México aún existen luces que anuncian esperanza, aseguró el papa Francisco en un mensaje de despedida al final de la misa binacional que ofició para fieles en ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos.

 

“La noche nos puede parecer enorme y muy oscura… Muchos hombres y mujeres, con su esfuerzo de cada día, hacen posible que esta sociedad mexicana no se quede a oscuras. Muchos hombres y mujeres que vi en las calles, levantaban a sus hijos, me los mostraban y son el futuro de México”, afirmó.

La homilía completa del Papa en la frontera

 

El papa Francisco dijo que sentía como ganas de llorar al ver tanta esperanza en un pueblo tan sufrido.

 

Como parte de su homilía, el papa francisco hizo un enérgico llamado a que se frene la violencia y la muerte de los migrantes.

 

En la misa Binacional que celebró muy cerca del Río Bravo y de la frontera con Estados Unidos exigió no más muerte ni explotación.

 

“No podemos negar la crisis humanitaria que en los últimos años ha significado la migración de miles de personas ya sea por tren por carretera e incluso a pie”, expresó.

 

Acusó que en Ciudad Juàrez como en otras urbes fronterizas que viven el fenómeno migratorio cuyo camino esta marcado por la muerte y la injusta, producto del negocio de transito humano.

 

“No mas muertes ni explotación, siempre hay tiempo de cambiar, siempre hay una salida y una oportunidad, expreso en el ùltimo acto de su gira pastoral por México que arranco el pasado 12 de febrero

 

El Pontífice argentino aseguró que no puede estar indolente ante trágica humanitaria ya que miles de personas cruzan a pie en terrenos hostiles

 

Ante una misa de unas 210 mil personas que se congregaron en la explanada de la feria de este lugar, los fieles soportaron un calor de mas de 25 grados centígrados.

 

El papa lamento que estos hombres, mujeres y niños, salgan expulsados de sus hogares por la violencia, el narcotráfico y la pobreza, por que esto ocasiona que luego se enfrenten la los traficantes de personas.

 

Reconoció el trabajo de los sacerdotes y agentes pastorales que ayudan a los migrantes y confió en que se pueda revertir este escenario en un tipo de reflexión y misericordia.

 

A esta misa no asistió la representación de los más de tres madres normalistas de Ayotzinapa ya que no se logró un encuentro privado con el Papa .

 

Al término de la misa, se dirigió al aeropuerto Internacional de Ciudad Juárez en donde fue despedido por el presidente Enrique Peña Nieto.